Como duplicar tu productividad y ganar más dinero (Parte I)

productivo1Uno de los aspectos más importantes para alcanzar el éxito es aprender a organizar nuestro tiempo, el secreto para lograrlo no solo radica en una buena preparación, sino también en la capacidad de organización y en la disciplina.

La primera regla para ser más productivos es trabajar el mayor tiempo posible; sin embargo, el trabajo duro no siempre garantiza productividad si no se realiza de manera inteligente.

Existen algunos mitos sobre el tiempo, creencias como: El tiempo no alcanza para “nada”, Trabajar contra reloj, El tiempo pasa volando, Esperar el momento perfecto, etc. Pero estas creencias son absolutamente falsas, el problema es que quizás no estamos administrando el tiempo de manera adecuada. El tiempo es el recurso más importante que tenemos, tanto que nos atrevemos a decir que el tiempo es dinero, pero a diferencia de este, el tiempo no lo podemos acumular.

En esta oportunidad, quiero compartir doce consejos, en tres partes, los mismos que te ayudarán a administrar bien el tiempo y permitirán duplicar tu productividad, alcanzar un alto desempeño laboral y en definitiva ganar más dinero. La idea es seguir poco a poco, cuando ya hemos cumplido con un paso comenzar otro. Estos consejos no aparecen numerados debido a que puedes comenzar con aquellos que tu más requieras y dependerá de lo que necesites de acuerdo a tu evaluación personal. La organización de tu vida comienza hoy!!!.

Define tus objetivos personales

Podríamos decir que es el paso inicial. Fijarte objetivos personales te ayuda a ordenar tu vida, a saber cuál es el camino a seguir, a tener una guía, a saber cuáles son tus prioridades en el trabajo, en tu negocio, aún en el hogar y te ayuda a programar el inconsciente para poder alcanzarlos, y a estar motivados; en resumen, a ser más productivos.

Identifica el horario de tu mayor rendimiento

Esto tiene que ver con organizar su día y la atención de las tareas principales en torno a los ritmos naturales de tu cuerpo, es decir, atender las tareas complejas cuando tu energía está en su nivel más alto. Para muchas personas, esto puede significar las primeras horas de la mañana, después de haber descansado y comido y para otras las horas de la noche. Es buena idea dejar las tareas rutinarias para cuando tu energía esté regularmente baja. Cada persona es diferente, por lo que es importante entender e identificar tus propios horarios.

Si en las mañanas te sientes más despejado y con energía, en vez de desperdiciarla leyendo emails, puedes aprovechar el impulso para avanzar con los trabajos que requieran un mayor esfuerzo, y dejar los emails para más tarde.

Planifica y prioriza tus actividades

“Nunca empezar el día sin haberlo terminado” (Jim Rohn). Es decir, planifica tu día antes de empezar tus actividades por lo que este consejo está muy relacionado con el anterior.

Llevar a cabo tus principales prioridades requiere mucho esfuerzo mental, por lo tanto es importante saber en qué momento te encuentras dispuesto para rendir al máximo. Organiza su tiempo según el orden de importancia de sus tareas, planifica la cantidad de tiempo que se invertirá para cada una y define cuál es el mejor momento (del día o de la semana) para dedicarse a ellas.

Si te interesa como ser más productivo en el trabajo tienes que probar los resultados de la planificación anticipada. La planificación nos ayuda a liberar espacio en nuestra mente para que nos centremos en la tarea que tenemos entre manos.

Dependiendo del tipo de trabajo, puedes realizar una planificación diaria, semanal o incluso mensual de actividades. Recuerda que aunque tengas un plan semanal o mensual, haz una lista de tareas diarias la noche anterior, utiliza un cuaderno, block de notas, tu agenda digital o tu computadora, este es uno de los mejores consejos para conseguir ser más productivo en el día a día y es que no solo funciona para que no olvides reuniones, citas y compromisos, sino que además te sirve para crear tu lista de prioridades y evitará que olvides algunas cosas. Establece la prioridad y estima el tiempo que puede llevarte cumplir cada tarea.

Para que tu plan de productividad sea más efectivo te ayudará el responder de forma concreta a cinco preguntas: Qué voy a hacer?, Cómo lo voy a hacer?, Cuándo lo voy a hacer?, Dónde lo voy a hacer? Y en qué tiempo lo voy a hacer?.

Un aspecto importante a considerar es que el cerebro aprende y ejecuta tareas complejas al agruparse elementos similares, aproveche esta capacidad mediante la programación de tareas semejantes.

Finalmente, cuando te comprometes seguir un plan concreto verás que se hace más fácil conseguir un objetivo y cumplir cada tarea con mayor seguridad ya tu mente estará más concentrada y libre de otros asuntos.

Establece rutinas

Nuestros cerebros también están diseñados para la ejecución de patrones. El establecimiento de rutinas en torno a la forma de llevar a cabo tareas habituales lo hace más eficiente y productivo. Por ejemplo, definir horarios para la atención de llamadas o leer los mensajes de correo, fijar un día para las compras, salir con la familia, etc.

Acostúmbrate a hacer las pequeñas tareas diarias por rutina. Por ejemplo, cada día a la misma hora dedicar a capacitarte con materiales didácticos (libros, cursos, podcasts, etc.); o bien, cada día a la misma hora ir al gimnasio; cada domingo a la misma hora limpias tu habitación; etc.

Cuando uno hace algo por rutina deja que la mente descanse, y no hay nada mejor que sentirse libre de la presión de la preocupación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *